"Pero por ahora no interesa el autor literario sino otro sujeto: el crítico. Si el comentarista literario se establece como un sujeto crítico, en el sentido en que toma una posición razonada frente a un objeto cultural, parte de su labor es la transparencia y coherencia. El texto se valida constantemente porque es escrito por alguien en un momento dado".